Conéctese con nosotros Facebook Twitter YouTube LinkedIn
Blog

Centroamérica: las macrotendencias fiscales de 2015

No. 23 - Época II. El cierre del ejercicio fiscal 2014 ha dejado más incertidumbres que certezas en el panorama fiscal de Centroamérica. Por su parte, las cuentas fiscales del 2015 anticipan una carga adicional de preocupación en torno a la sostenibilidad de las finanzas públicas de los gobiernos de la región: los ingresos tributarios con un bajo crecimiento, un gasto público que se ancla a las posibilidades de endeudamiento, una deuda pública que continúa acrecentándose, son los elementos que deben obligar a la sociedad centroamericana a discutir una urgente agenda de reformas para la sostenibilidad y la suficiencia de la política fiscal.

En 2015, los presupuestos de ingresos y gastos de la región, a excepción del hondureño y del nicaragüense, reflejan un aumento de la recaudación tributaria como porcentaje del PIB. Sin embargo, salvo Guatemala ―en donde, actualmente una reciente reforma tributaria está siendo discutida en la Corte de Constitucionalidad―, ninguno de los otros países ha aprobado reformas tributarias, por lo que las estimaciones de mejor recaudación se basan en mejoras en la eficiencia de las administraciones tributarias, sin que haya difusión sobre los programas que la respaldan. En ese sentido, estimaciones sobre los ingresos tributarios, realizadas por el Icefi, advierten que, salvo Honduras, todos los presupuestos sobreestiman los valores previstos, lo que implicaría en la mayoría de casos, cargas tributarias similares o menores a las reportadas en 2014.

De acuerdo a los presupuestos de ingresos y gastos de los países centroamericanos, la carga tributaria media estimada alcanzaría 13.6%. Sin embargo, según las estimaciones del Icefi, el monto podría estar entre 13.2% y 13.3%, lo que indicaría una reducción de la capacidad de generar ingresos para hacer frente a los programas de gasto gubernamentales. Para 2015, el nivel de gasto previsto en los proyectos de presupuesto de la región, recupera parcialmente la dinámica observada en 2013, con excepción de Honduras y Nicaragua, en donde se espera una reducción. Sin embargo, debido a la insuficiencia esperada en la recaudación de impuestos y a las políticas de anclaje al nivel de deuda, parece poco probable que se alcancen dichos resultados. Aún así, los déficit fiscales serán mayores a lo observado en 2014, con excepción de Honduras.

Los déficit fiscales se incrementarán entre 0.1% (Guatemala) y 1.3% del PIB (Costa Rica). Este mayor desbalance entre ingresos y gastos revela el deterioro de las finanzas públicas que continúan enfrentando recaudaciones bajas y con crecimientos muy lentos, en contraste con gastos públicos más dinámicos y, en muchos casos, con incrementos automáticos y significativas rigideces. El panorama para 2015 muestra una fuerte tendencia a privilegiar mecanismos fiscales para controlar el déficit fiscal y el endeudamiento, principalmente a costa de la contención de gastos destinados a programas de desarrollo social y económico. Este panorama que podría presagiar en el mediano plazo, para la mayoría de países centroamericanos, menores tasas de crecimiento económico y un mayor malestar social en varios países de la región.

Las proyecciones para 2015 obligan a reflexionar sobre las dificultades que atraviesa el Sector Público de Centroamérica para cumplir con su mandato, así como sobre la necesidad de corregir la fragilidad actual de la política fiscal. Por ello, nuevamente, es pertinente destacar la necesidad que se avance en la región en la discusión de acuerdos nacionales para garantizar la sostenibilidad y suficiencia fiscal. Acuerdos políticos que permitan a la política fiscal ejercer su rol en la promoción del crecimiento y en la construcción de la equidad, elementos imprescindibles para la consolidación de la democracia y el desarrollo de la región.

Tabla 1 Situación de las variables macrofiscales de Centroamérica Período 2013-2015