Conéctese con nosotros Facebook Twitter YouTube LinkedIn
Comunicados

Organizaciones sociales rechazamos las acciones de la Asamblea Legislativa, pues ponen en riesgo la paz y el bienestar de los salvadoreños y salvadoreñas

     
Nosotros y nosotras, representantes de organizaciones sociales que aglutinamos a miles de compatriotas condenamos la destitución de los magistrados y magistrada de la Sala de lo
Constitucional y del Fiscal General de la República por parte de la nueva Asamblea Legislativa, porque es un acto ilegal e inconstitucional que tiene la peligrosa intencionalidad
de acumular poder en una persona y un partido político en contra del bien común. Sabemos, por experiencia propia, que la concentración de poder solo genera dolor y sufrimiento para la gente, y es algo que no queremos que se repita. 
 
En estos momentos no se trata de defender personas concretas; se trata de defender el Estado de derecho que garantiza los derechos humanos de toda la población. La acción de los diputados y diputadas que avalaron con su voto la remoción de autoridades elegidas constitucionalmente genera  inestabilidad y conflictividad en el país, reduce las posibilidades de desarrollo humano y económico, y aumenta el riesgo de que ocurran violaciones a derechos humanos. El Salvador no necesita esto. 
 
La población salvadoreña quiere un cambio en el proceder de los políticos. Por ello dio su voto a un partido que ofreció nuevas ideas, pero lo que sucedió el 1 de mayo no responde a esas expectativas. Actuar sin respeto a la ley es un retroceso en el avance que el país había logrado en la construcción de su democracia.
 
Por lo anterior:
 
  • Demandamos a la Asamblea Legislativa y al presidente Nayib Bukele que restauren el orden democrático del país y que se abstengan de continuar con estas acciones equivocadas que solo ponen en peligro el bienestar y la paz que con tanta dificultad ha costado ir alcanzando.
  • Solicitamos a las organizaciones y pueblos hermanos de otros países que nos acompañen en este grave momento y presionen a sus Estados a pronunciarse en favor del Estado de derecho y el respeto a los derechos humanos en El Salvador. 
  • Solicitamos a organismos internacionales y países amigos que observen lo que está ocurriendo en nuestro país y llamen al Gobierno y la Asamblea Legislativa a respetar los mecanismos y principios de la democracia.
  • En el país, muchos piensan que lo que está sucediendo no les afecta directamente, pero se equivocan; la destrucción de la democracia nos perjudicará a todos tarde o temprano. No hay excusa para la pasividad. Quedarnos callados en estos momentos nos hará cómplices de lo que pase después. Por ello, invitamos a la población salvadoreña a no reconocer como legítimos a los funcionarios que fueron elegidos para sustituir a los magistrados de la Sala de lo Constitucional y al Fiscal General. El pueblo quiere cambios que profundicen la democracia y lleven a la justicia social; no eligió a otra cúpula para que se aproveche del poder para sus intereses.
 
San Salvador, 3 de mayo de 2021
 
Acción Ciudadana
Aliados por la Democracia
Alianza Américas
Alianza Ciudadana contra la privatización de la Salud
Alianza Nacional contra la Privatización del Agua
Articulación Nacional de Comunidades Eclesiales de Base en El Salvador
Asociación Ameyalli
Asociación Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto
Asociación Azúl Originario
Asociación de Capacitación e Investigación para la Salud, Acisam
Asociación Nuevo Amanecer de El Salvador, Anades
Asociación Creciendo Juntas
Asociación de Estudiantes de Derecho de la UCA, Aseduca
Asociación de Periodistas de El Salvador, APES
Asociación de Radios y Programas Participativos de El Salvador, Arpas
Asociación Transparencia, Contraloría Social y Datos Abiertos, Tracoda
Cámara de Comercio e Industria de El Salvador
Círculo Académico de Análisis Político, CAAP
Colectiva Amorales
Colectiva Feminista
Colectivo La Comuna
Colectivo Herberth Anaya Sanabria
Consejo de Educación Popular de América Latina y El Caribe
Comité de Ex-Presos y Presas Políticos de El Salvador, Coppes
Comunidades de Fe Organizadas para la Acción, Cofoa
Coordinadora Salvadoreña de Movimientos Populares
Cristosal
Democracia, Transparencia y Justicia, DTJ
Escuelas de Formación Política y Ciudadana (EFPC) de Centroamérica
Foro del Agua de El Salvador
Foro Nacional de Salud
Fundación para el Debido Proceso, DPLF
Fundación para el Desarrollo de Centroamérica, Fudecen
Fundación para el Desarrollo de las Ciencias Sociales, Fudecso
Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho, Fespad
Fundación Hermano Mercedes Ruiz, Fundahmer
Fundación Nacional para el Desarrollo, Funde
Fundación Share Internacional
Futuro Abierto
Generación Romero
Iglesia Episcopal Anglicana
Iglesia Luterana Salvadoreña
Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales, Icefi
Instituto Holandés por la Democracia Multipartidaria, NIMD El Salvador
Líderes Solidarios
Mesa de las Iglesias Históricas de El Salvador
Mesa por la Soberanía Alimentaria
Movimiento de ONGD para el Desarrollo Solidario de El Salvador, Modes
Movimiento “Todo por la República”
Ni una menos El Salvador
Oficina de Justicia, Paz e Integridad de la Creación, JPIC El Salvador
Panorama Económico
Red de Defensoras de Derechos Humanos
Salvadoreñxs construyendo memoria
Servicio de Comunidades de Base, Sercoba
Servicio Social Pasionista, SSPAS
Tutela Legal Dra. María Julia Hernández
Universidad Centroamericana José Simeón Cañas
 

We, the undersigned social organizations which represent thousands of our compatriots, condemn the removal of the justices of the Constitutional Chamber of the Supreme Court and the Attorney General of the Republic of El Salvador by the new Legislative Assembly given that it is an illegal and unconstitutional act with the dangerous intent of centralizing power in one person and one political party in opposition to the common good. We know, by virtue of our own experience, that the concentration of power only generates pain and suffering for our people and we do not want to see history repeats itself.

We do not seek to defend specific people; our intent is to defend the Rule of Law that ensures human rights for the entire population. The action by the members of the Legislative Assembly who voted to remove constitutionally elected authorities generates instability and conflict in the country, reduces the possibility of human and economic development, and increases the risk of human rights violations. El Salvador does not need this.

The Salvadoran population wants change in the actions of politicians. This is the reason why it voted for a party that offered new ideas, but the events of May 1st do not reflect these hopes. Acting without respect for the law is a reversal of the country’s progress towards the construction of democracy.

Therefore,

  • We demand that the Legislative Assembly and President Nayib Bukele restore the democratic order of the country, and that they abstain from continuing with these mistaken actions that only place in danger the wellbeing and peace that has been so difficult to attain.
  • We ask civil society organizations and our sisters and brothers from other nations to accompany us in these difficult moments and to pressure your governments to speak up in favor of the Rule of Law and the respect for human rights in El Salvador.
  • We appeal to international organizations and friendly countries to observe what is happening in our country and to call upon the Government and the Legislative Assembly to respect democratic processes and principles.
  • Many in this country believe that what is happening does not affect them directly, but they are mistaken. The destruction of democracy will harm us all, sooner or later.  There is no excuse for inaction. If we remain silent now, it will make us complicit to what happens next.  For this reason, we invite the Salvadoran people to refrain from recognizing the legitimacy of  the public officials who were elected to replace the Supreme Court justices and the Attorney General.  The people want changes that deepen democracy and bring social justice. They did not elect a different body to exert power for their own interests.

San Salvador, May 3, 2021